5 consejos para resolver los conflictos en una empresa

Resolución de conflictos

Siempre salen situaciones en las que nos tenemos que enfrentar a conflictos, tanto en el ámbito de la vida como en el de la empresa. Y estos conflictos no pueden ser evitados, ya que es “inherente a la vida social”. Por esto, es totalmente necesario conocer cómo enfrentarse al problema de la mejor forma posible, ya que si no lo logramos, podemos crear un mal ambiente de trabajo. Si el conflicto se alarga y no se encuentra una solución para ponerle fin, puede acabar con la propia empresa. Aquí te dejamos una serie de consejos a seguir:

1. Resolver el conflicto lo antes posible

Si el tema del conflicto no es verdaderamente importante, a veces es mejor dejarlo pasar y no entrar al trapo. Pero si hablamos de algo relevante, hay que intentar buscarle una solución lo antes posible, ya que el problema puede complicarse y derivar en otros que acabe arrastrando a la empresa. Cuanto antes se acabe con el conflicto, mucho mejor.

2. Ponerse en el lugar de la otra parte

Hay veces que escuchando a la persona sin más se puede llegar a un acuerdo, pero si nos cerramos en banda, no conseguiremos absolutamente nada. Si sabemos qué piensa y los motivos que tiene la otra parte para estar en desacuerdo, podremos comprenderlo mejor. Hay que escuchar y empatizar, porque las cosas no se ven como son, las vemos como somos.

3. No buscar culpables, buscar soluciones

Como siempre, lo más sencillo es echarle la culpa a la otra persona, pero esto no esta bien. Se debe buscar una solución sin mirar quién comenzó con el conflicto o quién tiene mayor culpa. Si comenzamos a sacar los trapos sucios y metemos a terceras personas, sólo vamos a empeorar la situación. Ya que estas personas no piensan desde la objetividad, sino desde la subjetividad, al ser parejas o amigos.

4. Ser práctico y no perder los nervios

Exponer tus argumentos de forma tranquila sin estrés es lo que hay que intentar siempre en estas situaciones. Lo principal es no perder nunca los papeles, ya que desestabiliza todo tu discurso y pierdes la batalla. No dejes que los nervios se apoderen de ti, ni comiences a gritar de forma descontrolada.

5. Ser flexible

Comprende que para llegar a un acuerdo, todos deben ceder. Si una de las partes se cierra en banda para colaborar, no se va a llegar a ninguna solución.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *