Di NO a tiempo

di no a tiempo

Es muy usual que cedamos a peticiones que no nos hacen especial gracia, o que no son justas para nosotros por el simple hecho de no saber decir que no a la otra persona a tiempo. Esto puede afectarte gravemente, ya que te irritas contigo mismo y con la persona de la petición, y te sientes inferior.

Es necesario aprender a decir NO, ya que esto no es sinónimo de traición ni de egoísmo, es simplemente tener otras prioridades en ese momento. Si no cedes a peticiones que no te agradan, puedes estar diciendo que SI a otras que te gustaría hacer.

El decir no es un equilibrio entre lo que queremos y lo que nos exigen los demás, y este equilibrio se consigue cuando nos respetamos a nosotros mismos. Sin embargo, para llegar a ello, tenemos que conocernos muy bien. Por ello, antes de dar una respuesta, piensa bien qué pierdes y qué ganas al aceptarla. A continuación, te proponemos algunas formas de decir no a tiempo:

1. Emplea una respuesta simple, sincera y sin excusas

Si pones cualquier tipo de excusa, puede venirse abajo y quedar como un mentiroso. Es mucho más sencillo decir la verdad de forma educada sin necesidad de molestar a nadie. Si no te apetece puedes decir: “gracias pero no quiero ir porque cuando fui la última vez no disfruté”.

2. Plantea una posible solución alternativa

Una buena opción es trasladar ese plan o petición a otro día que si tengas tiempo o más ganas de realizarla, para que la persona vea que estás interesado en aceptarla.

3. Recuerda que decir NO no tiene por qué ser negativo

Incluso puede llegar a ser una forma de ayudarles a avanzar en algo. Si un amigo te pide un favor continuamente y se lo niegas, le ayudarás a que sea mas responsable con sus cargos. Así no te sentirás culpable por rechazar una petición.

4. Utiliza la técnica del disco rayado

Si te insisten con mucha pesadez, a veces es bueno que actúes como ellos usando la técnica del disco rayado. Es decir, repite el mismo argumento cada vez que te propongan el plan, sin escuchar nada más de lo que te digan. Esto hará que se acaben cansando de pedírtelo y no cedas.

5. Aplica el NO de la política personal

Esta técnica es para aquellos vendedores que no se cansan y quieren venderte el producto a toda costa, o para esa persona que no acepta un no por respuesta. Es tan fácil como negarte porque tus principios propios no te permiten aceptar la propuesta. Por ejemplo: “lo siento, pero tengo una política personal de no comprar estos productos”.

6. Acepta que no puedes con todo y que es imposible agradar a todo el mundo

En algunas ocasiones, queremos decir que si pero estamos obligados a decir NO por falta de tiempo. Hay responsabilidades que van antes que cualquier otro plan que nos apetezca más, por lo que tienes que priorizar.

7. Practica el no en el espejo

Ensayar frente al espejo una situación antes de vivirla puede ayudarte a relajar la tensión en ese momento, y que salga todo de forma más natural. Practícalo observando bien tu postura corporal, tus gestos, tu tono, etc.

8. Da un no cerrado pero asertivo

Muchas veces se intenta decir no pero de una forma tan abierta que le da esperanzas a la otra persona de que se convierta en si. Por eso, di siempre un no cerrado de forma asertiva, sin ser agresivo. Respeta siempre los derechos tanto tuyos como de la otra persona. Evita las expresiones del tipo: “creo que no; de momento no”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *