Agotamiento psicológico por la gestión de tu empresa

como lograr que tus empleados te hagan caso

Siempre repetir las mismas cosas sin obtener ningún resultado agota, y mucho. Te planteas cómo es que, si saben lo que tienen que hacer, ¿por qué no lo hacen?

Todos, absolutamente todos cometemos errores. Pero cuando tratamos de corregir los que comete el personal, muchos no sabemos hacerlo de la manera adecuada.

Hay que saber encontrar la forma más productiva para no tener que estar repitiendo las cosas continuamente.

La bronca

Intenta evitar la denominada “bronca”. En ella pierdes las formas y el control sobre ti mismo. Esto culmina en una falta de respeto mutua de ti hacia la otra persona y, por tanto, esta persona lo hará sobre ti.

De esta manera estarás generando miedo y desconfianza en la otra persona, lo que deteriorará su productividad y el concepto que tiene de ti.

La clave está en cambiar la bronca por la conversación constructiva. No se trata de “leer la cartilla”, sino mantener una conversación en el que se trate de empatizar y comprender que ocurre.

Hay que saber hacer autocrítica y entender que, si alguien falla, tú tienes también parte de culpa en dicha situación.

Con este tipo de diálogos, no sólo se solventan los problemas sino que se fomenta la conversación, el respeto,  el aprendizaje, y se fomenta la productividad y la relación.

Eres tú quien elige, si desahogo o solución. O lo que es lo mismo, bronca o conversación

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *