Trabajo y familia, un binomio difícil

conflictos-negocios-familiares

Si tienes un negocio en el que, compaginas tu actividad profesional y personal, sabrás de lo que estamos hablando. Y es que, pocos son las empresas familiares las que pueden presumir alegremente de no presentar ningún conflicto en el seno de ella.

Existen diversos motivos como la confianza, la relajación, el exceso de carácter autoritario o la ausencia de roles los que impulsan a una tensión permanente en las relaciones que se establecen entre sus miembros.

Los principales problemas que nos encontramos son:

Tensiones permanentes

La tensión se va acumulando hasta que, finalmente… ¡estallamos! Todo termina por propiciar que terminen sin hablarse entre ellos, lo que repercute directamente en la vida personal.

 

Falta de empatía y comunicación

Repetir las cosas una y otra vez sin obtener resultados, genera frustración y que, nunca se logre desconectar completamente del trabajo.

Intentas hablar pero la confianza existente entre las partes, culmina en discusión. Y es que, uno de los principales problemas que nos encontramos en este tipo de empresas es que los miembros no se sienten escuchados, partícipes o valorados.

No se establecen roles claramente definidos

En este tipo de negocios, todo el mundo intenta hacer de todo. Esto provoca duplicidad de tareas, generando sobrecargas en unos y tiempo ocioso en otros.

 

Trabajar más, y ganar igual

Cada uno tiene su horario y entiende que tiene sus propias responsabilidades. Es decir, ellos mismos se establecen el área de responsabilidad que ostentan.

Todo ello culmina con que a la hora de fijar un salario, nunca existe un denominador común ya que entienden que se encargan de más cosas de las que realmente les corresponden.

Si has llegado hasta aquí y te has sentido identificado con más de un caso, debes de entender que tu situación no es algo aislado. Son situaciones que se presentan en este tipo de empresas por el tipo de relación que hay entre sus individuos. Pero tranquilo, ¡tiene solución!

El primer paso esta en ti, en reconocer el problema y ser consciente de que tú no puedes hacer nada directamente, sino que necesitas que alguien ayude a ambas partes a lo más difícil que puede existir en la actualidad, PONERSE DE ACUERDO.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *